Actividad de word para la materia de computación básica.

Hongos alucinógenos[1]

 

 

 

 

Contenido.

Definición. 2

Estudios. 2

Efectos. 3

Positivos. 3

Neutros. 3

Negativos. 4

Bibliografía. 10

 

 

Cuadros.

Duración de efectos. 3

Hongos más potentes en el mundo. 5

 

 

 

Figuras.

Gráfica de efectos. 3

Foto galería. 6

 

 

 

Definición.

Los hongos psilocibios, también llamados hongos alucinógenos, son hongos que contienen sustancias psicoactivas como la psilocibina, la psilocina y la baeocistina.

Fueron algunas de las primeras drogas empleadas primitivamente en la historia de la humanidad. En 1600 a. C. ya se consumía la especie Amanita muscaria en la India. (Wikipedia, Hongos psilocibios, 2017)

 

Este es un grupo destacado de hongos que han sido estudiados sobre todo en México, ya que juegan un papel muy importante en la religión y la medicina de sus culturas autóctonas.

Estos hongos pueden provocar alucinaciones visuales, auditivas, olfativas, de sabor, etc., debido a las sustancias activas que contienen, como la psilocibina y la psilocina, principalmente, aunque también existen otras, como baeocistina y norbaeocistina. (www.inbio.ac.cr)

 

Estudios

Farmacológicamente similar al LSD, la psilocibina ha sido usada como droga en varias culturas durante siglos; presente en decenas de especies de hongos, fue sintetizada en los años 60. Desde entonces, se ha experimentado mucho con ella en busca de posibles efectos aplicables en medicina, pero las prohibiciones con el argumento de proteger la salud pública han impedido que se produzcan grandes avances.

 

Se sabe que la psilocibina se une a un receptor de serotonina en el cerebro y, el pasado mes de julio, un estudio halló que la psilocibina induce al cerebro a un estado parecido al de los sueños. Sin embargo, la manera exacta de cómo los hongos alucinógenos transforman los patrones de comunicación del cerebro aún es desconocida.

 

Esto es, precisamente, lo que el matemático italiano Giovanni Petri y su equipo, de la Fundación ISI, en Italia, han intentado averiguar analizado los efectos de la psilocibina en las redes de conexiones en el cerebro. Mediante resonancia magnética funcional, han medido la actividad cerebral de 15 adultos voluntarios a los que se inyectó psilocibina y han comparado su patrón de conexiones con los escáneres de quienes sólo habían recibido un placebo. Con los resultados, publicados recientemente en la revista Proceedings of the Royal Society Interface, construyeron el mapa de conexiones.

 

La psilocibina transformó de forma dramática la organización cerebral de los voluntarios. Bajo los efectos de la droga, regiones del cerebro que normalmente están incomunicadas “trabajaban” de forma conjunta y sincronizada. Esto sugiere que la sustancia estimulaba conexiones de largo alcance que el cerebro normalmente no hace. Cuando el efecto de la droga desapareció, la actividad cerebral regresó a la normalidad. (Zuberoa, 2014)

 

 

 

Duración de efectos.

Duración total.

4 a 7 horas.

On-set.

15 a 60 minutos.

Subida.

15 a 30 minutos.

Meseta.

2 a 4 horas.

Bajada.

1 a 3 horas.

Efectos posteriores.

0 a 6 horas.

Resaca.

Sin resaca.

 

 

 

Gráfica de efectos.

Efectos de los hongos

 

Efectos.

Positivos

·         Subida del estado de ánimo, euforia.

·         Descojone, risa, cachondeo.

·         Pensamiento creativo, filosófico o profundo: las ideas fluyen más fácilmente.

·         Las tareas aburridas o entretenidas pueden volverse más interesantes o divertidas.

·         Sensación de introspección.

·         Experiencia espiritual renovadora.

·         Intensos sentimientos de plantearse las cosas.

·         Sentimiento paradójico de normalidad y una alteración profunda de la psique.

·         Puede interrumpir episodios de migraña. Regresar.

 

Neutros

·         Sentirse más sensible emocionalmente.

·         Cambio general en la conciencia (como muchos otros psicoactivos).

·         Alteración en la percepción del tiempo (Wittmann 2006)

·         El tiempo parece pasar de forma más lenta (minutos parecen durar horas)

·         La luz parece más brillante; sensibilidad a la luz.

·         Patrones de estrellas y arcoiris alrededor de puntos luminosos.

·         Detección del movimiento incrementada en la visión periférica.

·         Visuales con los ojos cerrados (común en medias y altas dosis)

·         Sueño, letargia.

·         Dilatación de las pupilas.

·         Sensación de energía en el sistema nervioso y extremidades.

·         Los recuerdos se vuelven reales. Regresar.

 

Negativos

·         Intensos sentimientos de miedo.

·         Dolor de cabeza, normalmente cuando los efectos se desvanecen; algunas veces al día siguiente, pudiendo durar hasta 24h.

·         Nausea, gases, malestar gastrointestinal, especialmente cuando los hongos secos se comen crudos.

·         Ligera a severa ansiedad.

·         Vértigo, confusión.

·         Bajadas de tensión (en caso de personas con baja presión sanguínea)

·         Puede precipitar o exacerbar latentes o existentes desórdenes mentales.

·         Ruptura de la memoria (la habilidad de realizar tareas que requieran recuerdo y atención se ven reducidas) (Wittmann 2006). Regresar.

 

Los efectos de los hongos dependen enormemente de la dosis y de la sensibilidad individual a la psilocibina. Para algunas personas 0.25 gramos de hongos Psilocybe Cubensis (una cantidad muy pequeña) es suficiente para enviarlos a estados completamente visionarios, con visuales a ojos abiertos, incómodas molestias estomacales o gases, y otros efectos de altas dosis, mientras para otros los efectos que producen la misma cantidad podrían ser meramente reconocibles, produciendo una sensación de ligero escalofrío durante la primera hora y otros efectos leves.

 

Por tanto es importante conocer las reacciones de cada individuo a pequeñas dosis de todos y cada uno de los enteógenos. Ve sobre seguro.

 

La curva efecto-tiempo de los hongos, como otros enteógenos, está caracterizada por un corto periodo entre la ingestión y la subida, un corto (aunque se experimente como prolongado) periodo de tiempo de subida, un tiempo de meseta, bajada, y efectos posteriores.

 

Algunos pero no todos de los siguientes efectos caracterizan los siguientes niveles de efecto. Por favor, tenga en cuenta que la mínima dosis indicada para medias y altas dosis es extremadamente baja y aquellos que alcanzan esos estados con menos de 1g de cubensis son extraños. Usted puede ser uno de ellos, por tanto sea cuidadoso. (setasalucinogenas.com, 2014)

 

 

 

Hongos más potentes en el mundo.

Puesto.

Nombre científico.

Otros nombres.

Hábitat encontrado.

Foto.

6

Psilocybe Cubensis.

Cucumelos” o “teonanacatl”: carne de dioses.

Crece de forma natural en lugares lluviosos y húmedos o en el estiércol de vacas.

Ver foto

5

Psilocybe tampanensis.

“Piedra filosofal”.

Se produce de forma espontánea muy raramente.

Ver foto

4

Psilocybe azurescens.

 

Sobre troncos de madera y excremento de vaca.

Ver foto

3

Psilocybe cyanescens.

 

Lugares muy húmedos donde hay muchos árboles como en selvas de Centro América.

Ver foto

2

Psilocybe aztecorum.

 

Zonas montañosas de las junglas de Centro América.

Ver foto

1

Amanita muscaria.

“Matamoscas” o “Falsa oronja”.

Zonas húmedas.

Ver foto

(Weedonio, 2016)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto galería.

https://static.betazeta.com/www.fayerwayer.com/up/2014/11/cerebro-drogas-02.jpg

MAPA DE CONEXIONES

Patrones de actividad sin (a) y con (b) psilocibina. © Petri et al. / Proceedings of the Royal Society Interface.

A la izquierda aparece el mapa de conexiones de una persona en estado "normal" y a la derecha el de una persona que ha consumido psilocibina. Cada uno de los colores representa regiones cerebrales y los trazos son las relaciones cruzadas entre unas áreas y otras. (Zuberoa, 2014)

Regresar.

 

Psilocybe Cubensis. Regresar.

Psilocybe tampanensis. Regresar.

 

Psilocybe azurescens. Regresar.

 

Psilocybe cyanescens. Regresar.

 

Psilocybe aztecorum .Regresar.

 

 

 

Amanita muscaria.Regresar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía.


'; } else{ var hv_layer_elTexto = '

'; } if (ads_hv_altura2>200 && ads_hv_anchura2>450){ document.write(hv_layer_elTexto); if (screen.width < 1024){ads_hv_posLeft2 = ads_hv_anchura2+728;} else {ads_hv_posLeft2 = ads_hv_anchura2-728;}ads_hv_altura2 = ads_hv_altura2-0; var ads_hv_vr2 = navigator.userAgent.replace(/mac/gi,"");ads_hv_markMe2();}} // -->